Raúl Pacheco: “La Federación Peruana de Atletismo está en deuda conmigo”

Un maratonista de su nivel no puede estar tranquilo sin el respaldo o la desatención del Programa Nacional de Fondismo. Se levanta a las 5:00 am a correr, entrena durísimo y se lleva las medallas de oro en cada maratón disputada. Sin embargo, detrás de esos éxitos hay una preocupante historia. Raúl Pacheco lo cuenta todo, en exclusiva, para HCM Radio.

¿Recuerdas cómo fue tu alimentación en la infancia?

Sinceramente, no contaba con recursos económicos en mi niñez, pues mi hermano (Christian Pacheco) y yo fuimos de ‘cuna pobre’. Sin embargo, gracias a mis padres crecimos sanos y fuertes, dado que ellos tenían chacras y sembraban papa, maíz, mote, camote y cancha. Vivíamos de la cosecha y no tanto de carne como muchos fondistas de la sierra, aunque en algunas ocasiones, comíamos animales de granja.

¿Has sufrido alguna lesión de gravedad en esta última temporada?

Justamente, acabo de competir en el Sudamericano de Atletismo Lima 2017 y corrí con precaución. Todas las alarmas prendidas en mi estreno del año, ya que he estado lesionado 3 meses completos (diciembre, enero y febrero) Una lesión en la rodilla no me dejaba entrenar con normalidad, es decir, el grasito interior de la rodilla se desparramó, estaba inflamada y en mi primera competición estuve muy incómodo. Lo bueno es que gané. Mi hermano Christian tampoco se salva, él tuvo una larga lesión en el 2016.

¿Te cuesta recuperarte de lesiones?

Sí, cuando retornas de una lesión de larga duración es bien difícil, pues al estar fuera de las pistas pierdes la tonalidad, el ritmo, el rodaje e inclusive el aire. La última laceración me duró 3 meses.

¿Consideras que la alimentación que has tenido de pequeño influye en tus lesiones?

Creo que sí, indirectamente, pues la pobreza no me permitió alimentarme bien. Sinceramente, no tuve presente la leche y la carne todos los días en mis desayunos. Sin embargo, lo que vale es la disciplina, el sacrificio y esas ganas de aguantar los golpes dela vida. Considero, que si influye en buena parte la alimentación a temprana edad, pero también es un aspecto mental y preventivo el no lesionarse.  Esas ganas de superar tus marcas en algunos casos te estiran o te lesionan. Así es este deporte.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en tus compañeros maratonistas?  

Las rodillas, periostitis y la tendinitis, dado que chancamos las rodillas en todos los kilómetros. Además, la fatiga muscular aparece por momentos, pues lo cierto es que corremos 42 kilómetros en todo tipo de terreno. Es indispensable acudir al fisioterapeuta, puesto que si no le das importancia la luxación se agranda. Los fondistas que superen dichos problemas se vuelven más fuertes.

¿Al no tener un nutricionista en el Programa Nacional de Fondismo se hace más difícil el desarrollo del atleta peruano?

Es más complicado, en algunas ocasiones buscó en internet la dieta ideal. Lamentablemente, llevamos nuestra propia alimentación e inclusive cuando entramos a la Federación Nacional de Atletismo no nos hicieron exámenes nutricionales e inclusive con la justas no tomaron el peso. Solo vienen una vez al año, pero solo si clasificas a los Juegos Olímpicos y a los Panamericanos, sino nadie se acuerda de ti. Es una pena que solo las carreras de jerarquía sean el foco de atención. Si ganas o clasificas recién la Federación Nacional se acuerda de ti.

Fuente: Iván Salcedo (propia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *