Dupla inmortal

La Champions League se vistió de gala para presenciar el mejor partido de los octavos de final (ida). Sin lugar a dudas, los videntes acertaron. Parejo y cerrado de inicio a fin. Era un partido de ajedrez y no de fútbol. El Barcelona salía con 1-4-4-2 y el Chelsea con un 1-3-4-3. Iniesta en los ojos del mundo, pues el ‘Iniestazo’ quedó plasmado en la historia del fútbol mundial. Aquella vez, se presenció un cotejo polémico y cortante. En cambio, hoy no hubo escándalos y nunca hubo un pare.

Chelsea salió intenso con Azpilicueta, William, y Hazard. Sin embargo, el Barcelona se adueñó de la pelota y con Paulinho incrementó la posesión del balón. De este modo, tocaban y tocaban en el medio. El Chelsea tiene una buena defensa y un ataque de lujo, pero en el medio Fábregas estaba solo. Los ‘blues’ se cerraron muy bien atrás e impidieron que Luis Suárez desate su furia. Iniesta y Busquets estuvieron como nunca, incómodos en todo el partido. Messi quedaba libre, pero parecía más volante que delantero y Paulinho era la rueda de auxilio del equipo.  Ojo, el ‘Barca’ agonizó.

William tuvo 2 corridas impresionantes y rompió la defensa azulgrana como si fueran palitos de fósforos, pues jalaba las marcas de los 4 defensores más Busquets e inclusive Rakitic. Sinceramente, emuló a su compatriota Neymar. Se resaltan los 2 disparos al palo del brasileño y las humillaciones a Sergi Roberto e Iván. Asimismo, Hazard tuvo un duelo aparte con Messi. El ’Messi europeo’ y el verdadero Messi chocaron un par de veces… el argentino ganó en una y el belga lo dejó mal parado en otra. Ter Stegen combatió con ambos (‘Will’ y Hazard) durante bastantes minutos. En cambio, el ‘11’ Pedro se dedicó a las tareas defensivas y bajaba más de lo normal. Sin lugar a dudas, se llevó la etiqueta del delantero sacrificado.

De este modo, el Chelsea estructurado consiguió el gol a los 61 minutos. Hazard aguanta y se la pasa a Fábregas, pero el español hace ‘cortina’ y William rompe a Busquets con su potente diagonal. Ter Steguen quedó pintado. Finalmente, el Barcelona reaccionó a ese estímulo y aceleró con más intensidad. De todas formas, el error de la defensa inglesa permite a Iniesta llevarse al central y asistir a Messi. Sí, el primer gol de Messi al Chelsea y el comienzo de una ‘guerra’ en Camp Nou.

Redactor: Iván Salcedo

Fuente: MARCA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *