¿Cómo la época dorada de los Paparazzis llegó a su fin?

Poco queda de la época dorada de los paparazzis, en la que una foto podía venderse por varios miles de dólares. ¿Cómo es la vida de un fotógrafo cazador de imágenes de famosos en la era de los medios digitales? Santiago Baez trabaja como paparazzi desde principios de los años noventa.

Él y su cámara han sido testigos de los deslices extramaritales, los nacimientos de bebés, las muertes, los nuevos amantes y las rupturas amorosas de algunos de los residentes más famosos de Nueva York.

Para los paparazzis como Baez, ganarse la vida requiere un conocimiento enciclopédico de dónde viven las celebridades de la ciudad. También necesitan tener estrechas relaciones con personas como choferes, empleados de tiendas y restaurantes, quienes les avisan cuando ven a algún famoso en los alrededores.

A menudo, estos avisos provienen de las propias celebridades a través de sus redes sociales. Muchas de ellas buscan conseguir seguidores y, para eso, alertan al público sobre sus movimientos. En ocasiones, sus publicistas también contactan a agencias para que envíen a algún fotógrafo.

Fuente: El Comercio

Foto: Educalingo

Redacción: Josué Méndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *