Primera maquita que reproduce piel para injertos pretende ayudar a personas que han sufrido quemaduras en el 60 % o 70 % del cuerpo

La primera máquina que genera piel para injertos en grandes cantidades a partir de una muestra tomada del paciente, fue hecha por la empresa suiza Cutiss, que ha desarrollado uno de los avances tecnológicos más grandes, para ayudar a los 11 millones de personas afectadas cada año en todo el mundo por quemaduras graves.

Esta nueva tecnología tiene como objetivo reconstruir la piel de pacientes que han sufrido quemaduras en el 60 % o 70 % del cuerpo, pues para las personas con pequeñas quemaduras, el método tradicional podría ser suficiente.

“No es piel artificial, pero tampoco es exactamente piel natural. Si queremos ser precisos, es un equivalente al tejido cutáneo a partir de la bioingeniería”, detalló la cofundadora y directora de Cutiss, Daniela Marino.

Esta nueva piel, denominada “denovoSkin” tiene un milímetro de grosor, como la dermis y la epidermis normales, y un color rosa fluorescente, que no queda así cuando ya es injertada, pues una vez aplicada a la herida obtiene el color natural de la piel.

El método tiene un peculiar desarrollo, pues consiste en injertar un trozo de piel sana que puede estirarse hasta nueve veces su superficie, para luego introducirla a la máquina y esta pueda multiplicar la muestra original por 100. Se prevé que este avance tecnológico pueda lograr multiplicar la muestra hasta por 500, según explicó la empresa en un comunicado.

Según la empresa Cutiss, esta máquina estaría llegando al mercado en el 2023, pues ya se está sometiendo a ensayos clínicos y siendo utilizada para algunos pacientes.

Fuente: RPP

Foto: Centro Suizo de Electrónica y Microtecnología (CSEM) de Neuchâtel.

Redacción: Sofía Soriano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *