Biólogos peruanos descubren 29 especies de pequeños mamíferos en una de los bosques más alejados del Perú

El bosque tropical seco de la cuenca del río Huallaga en el departamento de San Martín, ha registrado 29 especies de pequeños mamíferos, entre marsupiales, roedores y murciélagos, gracias a la investigación realizada por biólogos peruanos, que en su reporte dan cuenta de la alta diversidad de este remoto bosque.

Los investigadores que realizaron dicho descubrimiento fueron por Dennisse Ruelas y Víctor Pacheco, investigadores del Departamento de Mastozoología del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, y del Instituto de Ciencias Biológicas “Antonio Raimondi” de la Facultad de Ciencias Biológicas.

Los bosques tropicales estacionalmente secos se caracterizan por una pronunciada estacionalidad, con escasas lluvias y largos periodos de sequía. Son considerados ecosistemas únicos, pues la fauna que tienen, presenta adaptaciones evolutivas adecuadas a la disponibilidad de recursos, siendo posible la existencia de especies endémicas.

En su estudio indicaron que, a partir de un esfuerzo de muestreo realizado a ambos lados del río Huallaga consistente en 3060 trampas-noche para mamíferos terrestres y 104 redes de niebla-noche para mamíferos voladores, registraron 29 especies, que incluye cinco marsupiales, tres roedores y 21 murciélagos.

Entre los murciélagos, los filostómidos fueron el grupo más diverso con 16 especies. La “rata espinosa de cola corta”, Proechimys brevicauda y el “murciélago de cola corta de Seba”, Carollia perspicillata, presentaron la mayor abundancia relativa.

Cabe destacar que, el bosque seco del departamento de San Martín, no había sido parte de ningún estudio de este tipo hasta ahora, no por la distancia geográfica ni a la dificultad de acceso; según los investigadores se trató principalmente al período de violencia que ocurrió en el Perú durante la década de 1980, y posteriormente por el narcotráfico y el narcoterrorismo asociado, lo que hizo que la región fuera relativamente inaccesible para los investigadores.

Fuente: Andina

Foto: Museo de Historia Natural UNMSM

Redacción: Sofía Soriano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *