Proyectos mineros arden en Apurímac gracias a la violencia

El conflicto social que se vive en la región de Apurímac, donde la economía depende a grandes proporciones de la minería. El último martes por la noche hubo registros de sendos incendios en al campamento cuprífero de Charcascocha de MMG Las Bambas, que se encuentra ubicado en el distrito de Coyllurqui, provincia de Cotabambas y, al mismo tiempo, también en el proyecto planificado Los Chancas, de Southern Copper Corp en el distrito de Tapairihua, provincia de Aymares.

La minera Southern Copper, que es propiedad del grupo México, en un comunicado señaló que un grupo aproximadamente de 300 personas, “entre desconocidos y presuntos mineros informales e ilegales”, quienes violentamente atacaron el campamento pasado las 8:00 p.m., incendiando y destruyendo las instalaciones en la zona.

Fuente: La República.

“El atentado incluyó el uso de explosivos y armas de fuego y se detectaron afectaciones materiales cuantiosas”, indicaron que no hubo heridos. Según la compañía, afectaron cuatro camionetas, tres grupos electrógenos, casteas de seguridad y más de 15 módulos de viviendas.

Ante este caso, el excongresista Richard Arce manifestó que, en efecto “hay un juego de intereses de grupos de personas que trabajan en la minería informal y se han empoderado en la zona, mientras la empresa solo realiza trabajos de exploración”. Edwin Carpio, alcalde del distrito de Tapairihua, corroboró ante un medio de comunicación que “mineros artesanales trabajan actualmente en el yacimiento de Southern”.

Se cuenta con la presencia de más efectivos de la policía nacional en la zona y que la Fiscalía realice las investigaciones necesarias para que se den como responsables del hecho. Según la defensoría del Pueblo, las comunidades de Tiaparo y Tapairihua se ponen en contra al proyecto Los Chancas.

Redactado por: Alina Capristán.
Fuente: Perú 21.
Foto: El Comercio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *